Recordarme
Jueves, 23 de noviembre de 2017

Áreas de interés


 
Revista Española de Sanidad Penitenciaria
 
 
 
 
 

Calidad asistencial en la cárcel de Fontcalent

El germen del tercer premio galardonado, Protocolos de coordinación entre servicios sanitarios penitenciarios y hospitales de referencia. Infección VIH y VHC, surge en el centro penitenciario de Fontcalent de Alicante y en la unidad de Enfermedades Infecciosas del hospital General de esta ciudad, que en 1999 elaboraron el primer protocolo de actuación para el control del tratamiento de la infección por el virus del sida (VIH), y en 2001, el de infección por el virus de la hepatitis C (VHC).

En 2002, los resultados del programa de Calidad Asistencial en Prisiones (Capri) evidenciaron la descoordinación de estos servicios en las cárceles españolas y condujeron a los especialistas a elaborar un protocolo de actuación que se pudiera instaurar en cualquier centro penitenciario.

El protocolo, consensuado por expertos de la sanidad penitenciaria y prestigiosos especialistas de hospitales de referencia, fue avalado por tres sociedades científicas y patrocinado por la empresa privada.

"Las líneas básicas de este protocolo son crear unos niveles de actuación en el diagnóstico y tratamiento de estos pacientes para que cada prisión se ubique en el que se adapte a sus condiciones, sepa exactamente qué es lo que tiene que hacer y cuándo tiene que mandar al paciente al hospital. Antes de instaurar el protocolo, el recluso tenía que hacer unas 30 salidas para diagnosticar y tratar la hepatitis C. Ahora, todo el proceso se puede realizar en el centro penitenciario a excepción de la indicación del tratamiento, cualquier problema grave derivado de éste, aspectos que también están valorados en el consenso, o la realización de la biopsia", explica Pablo Saiz de la Hoya, médico del Centro Penitenciario alicantino, que junto con Enrique Ortega, jefe de la unidad de Enfermedades Infecciosas del hospital General de Valencia, han coordinado este proyecto.

Según Saiz de la Hoya, con la instauración de los protocolos en el centro penitenciario de Fontcalent ha aumentado el número de pacientes tratados por padecer una infección por VIH de un 45-48% a un 50-54%; se trata asimismo al 60% de los pacientes con hepatitis C, cuando antes no se trataban; se ha reducido el número de visitas a los hospitales en más del 50%, y hasta 2005 se realizaron más de 80 biopsias, cuando antes tampoco se practicaba ninguna.

J. A. C., de 45 años, natural de Alicante y mallorquín de adopción, está casado, tiene dos hijos y antes de ingresar en la prisión de Fontcalent en 2004 por tráfico de estupefacientes era comercial de la editorial de su padre. Penado con 12 años por delitos relacionados con las drogas, está coinfectado por el VIH y VHC y resume así su situación: "Durante el día estoy muy ocupado trabajando en el economato. Reconozco que fue un duro golpe para mi familia, pero, afortunadamente, todavía los tengo. Mi mayor preocupación hoy es mi chiquillo menor. Desde que estoy aquí me he ahorrado muchas visitas al médico y tengo una atención más directa. Estoy muy agradecido, sobre todo por el trato humano que recibo. A veces, hay más humanidad dentro que fuera de la cárcel".

Premio Alicante (Castellano)

Premio Alicante (Inglés)



Sociedad Española de Sanidad Penitenciaria - C/ Balmes, 301, principal 2 - 08006 Barcelona
Tel +34.93.238.7455 - Secretaría técnica: congresosbcn@ireviajes.es
© 2011 I.M.S. WebNet 3 · CSS · XHTML · Aviso Legal · Identificarse